lunes, 21 de noviembre de 2011

Libano

El Líbano , oficialmente República Libanesa, es un país de Oriente Próximo que limita al sur con Israel, al norte y al este con Siria, y está bañado por el mar Mediterráneo al oeste.
Líbano era hasta los años 1970 el centro financiero de Oriente Próximo, que le valió el sobrenombre de «la Suiza de Oriente Próximo». Esta opulencia monetaria fue rota por el terrible enfrentamiento civil entre libaneses (1975–1990), que destruyó un equilibrio político ejemplar. Las luchas internas y los conflictos con Israel —que invadió el país en 1982— aún perduran.
Hacia julio de 2006 el país había recuperado un considerable grado de estabilidad y desarrollo, la reconstrucción de Beirut estaba casi completa y un número creciente de turistas volvía a acudir al país. Entonces se produjo la guerra del Líbano de 2006, de un mes de duración, entre el ejército de Israel y Hezbollah, la cual causo un número significante de muertes civiles e importantes daños en la infraestructura del país. El 14 de agosto se alcanzó el alto al fuego tras un llamamiento del Consejo de Seguridad de la ONU

La República Libanesa todavía se gobierna según la Constitución de 1926, reformada con posterioridad y revisada en profundidad en 1990 por la ONU. Según la Constitución, la Asamblea de Representantes (Majlis al-Nuwab) es el cuerpo legislativo y es elegida por periodos quinquenales por el pueblo libanés mediante sufragio universal. La Asamblea de Representantes es multirreligiosa
El poder ejecutivo recae sobre el Presidente de la República Libanesa, el cual nombra para tal función al Primer Ministro y al resto de miembros del Gabinete, el cual es quien ejerce dicha función, reservándose el Presidente de la República amplias competencias
Por ley, el cargo de Presidente de la República debe ser ocupado siempre por un cristiano maronita, el de Primer Ministro por un suníh y el de Presidente del Senado por un chiíta, con el fin de que ninguna minoría del país pueda quedar discriminada por el gobierno
El símbolo del país es el cedro, cuyos bosques cubrían todo el Líbano en la Antigüedad y cuya madera era uno de los principales productos de exportación ya en tiempos de los fenicios. Preside de forma solitaria tanto la bandera como el escudo nacional.

El Líbano está dividido en ocho gobernaturas (muḥāfaẓāt, sing. muḥāfaẓa); desde 1 de julio de 2003 el país cuenta con dos provincias nuevas, Baalbeck-Hermel en Líbano del este y Akkar en Líbano del norte, sumando el total de las ocho mencionadas.que a su vez se dividen en 25 gastar.
  • Akkar
  • Baalbeck-Hermel
  • Beirut
  • Valle de Beqaa
  • Líbano-Norte
  • Líbano-Sur
  • Monte Líbano
  • Nabatiye
Líbano formó parte del Imperio Otomano durante casi tres siglos.
En el seno del Imperio, los súbditos estaban divididos en base a una distinción religiosa codificada en el sistema de los millet, que establecía una jerarquía de dos niveles, una comunidad superior compuesta por musulmanes, y una comunidad “protegida” inferior compuesta por la “gente del libro”, cristianos y judíos. Éstos disponían de una cierta libertad religiosa y de culto a cambio de un impuesto de protección, el jizya. Líbano como ente político comenzó con el Principado de Monte Líbano, constituido a finales del siglo XVI como región autónoma dentro del Imperio Otomano. En aquel territorio montañoso, se concentraban principalmente tres comunidades religiosas: la cristiana maronita, la chií –considerada cismática por el Imperio Otomano– y la drusa –considerada impía. La mayor parte del Derecho se desarrollaba en el seno de estas comunidades, al margen del orden jurídico oficial en el que la shari‘a constituía la principal fuente de legislación.Mientras que en el seno de la comunidad maronita de Monte Líbano, tanto los jueces-clérigos como los señores feudales ejercían el poder jurisdiccional, la función de juez en la comunidad drusa era hereditaria, y la instrucción en el Derecho propio que estaba rodeado de secretismo, reservada a los “sabios”.

La imposición de la shari‘a como fuente única de derecho civil –sin precedentes en la Montaña– tenía como principal objetivo la unificación de dicho derecho, y no la absorción de los particularismos religiosos. Por tanto, no afectaba a los derechos de familia propios de cada comunidad religiosa, que permanecieron fuera de su alcance.
La decisión del Príncipe de adoptar la shari’a como fuente única del derecho civil tendría
como principal consecuencia la apertura de la comunidad maronita al derecho islámico: en 1838,

La codificación del derecho se produjo esencialmente durante los años del Protectorado
francés (1919-1943), en especial con el Código de Obligaciones y Contratos (1932), pero también los Códigos de Procedimiento Civil (1933), de Comercio (1942), Penal (1943),etc., la enseñanza del derecho en Líbano se remonta al último periodo de dominio otomano, cuando las potencias europeas ya intervenían de forma directa en los asuntos internos del Imperio, bajo el clásico lema de la protección de las minorías cristianas de Oriente.

El Código Civil francés,  careciendo de una sección relativa al derecho de familia, dejo que las autoridades mandatarias mantuvieron en manos de las comunidades religiosas, oficialmente reconocidas por el Imperio Otomano en número de seis: la maronita, drusa, suní, chií, griega-ortodoxa, y griega-católica.
 El artículo 9 de la Constitución libanesa que promulgaron las autoridades mandatarias en 1926 garantizaba el derecho de familia de las comunidades religiosas, mientras que el artículo 10 garantizaba el mantenimiento de la independencia de las instituciones escolares y educativas comunitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario